Talleres | Danza Árabe

Volver atrás

La Danza del vientre, bellydance y danza de los siete velos, son algunos de los nombres con los cuales se conoce a la danza árabe, baile venido desde el Medio Oriente y que cada día cautiva a más chilenas, quienes por diversos motivos se acercan a ella para practicarla y empaparse de todos sus beneficios.

Desde muy pequeñas – a partir de los siete años aproximadamente – las niñas ya están ingresando a las clases que se imparten a lo largo del país y con los años, pueden ir perfeccionándose hasta incluso llegar a ser profesoras de esta danza, forma ciento por ciento femenina de expresión.

De esta manera, la sensualidad, la autoestima, capacidades motrices y emocionales salen a flote entre velos música e historia, ésa que trajeron las familias de inmigrantes que llegaron a Chile hace ya muchísimos años atrás. La llegada de la danza árabe, primero, se forjó desde la forma de expresión femenina que se desarrolla dentro de los núcleos familiares, instancias que hasta nuestros días se cultiva como una tradición.

Incluso la bailarina hace memoria y recuerda a quien se le considera como pionera de este baile en nuestro país. “La primera bailarina de danza árabe en Chile es Teresa Saba (chilena descendiente de palestinos). Ella fue quien partió aquí con una escuela y un estilo propio”, todo esto ya hace unos treinta años atrás, cuenta.

Para Nur, la principal característica de la danza del vientre tiene relación principalmente con los movimientos de cadera, los que si bien ahora tienen toda una técnica detrás, en un comienzo carecían tanto de ella como de una coreografía que los sustentara

Desde la antigüedad hasta hoy, las bailarinas de esta danza del Medio Oriente no sólo utilizan su cuerpo para dar forma a las coreografías, sino que además se acompañan de algunos accesorios. Algunos de ellos son los velos, crótalos (especie de pequeñas castañuelas de bronce), sables (que al ser llevados sobre la cabeza ayudan a potenciar el equilibrio), candelabros, bastones, entre otros.

En palabras de la bailarina, el tiempo ha permitido que la danza árabe se vaya puliendo cada vez más, profesionalizándose y dándose a conocer como una disciplina seria que podría ser incluso incorporada dentro del concepto “danza” junto a otras como el baile clásico

Para más información escríbenos o llámanos al

+569 4032 6885

Dublé Almeyda #2633, Ñuñoa - Santiago